Cualquier pausa en un evento es la excusa ideal para ofrecer un café recién hecho, jugos, tés e infusiones, acompañadas siempre por alguna propuesta gastronómica dulce y salada.